viernes, 14 de enero de 2011

Se llamaba Inmensa...

Buscaba la soledad. ¿Pero como buscarla entre tanta gente? [...] Al sentir la densa niebla rozando los dedos de mis pies comprendí que aquel camino era mi camino. Aquel donde nadie me pararía los pies. Aquel en el que no necesito nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada